SITUACIONES DIFICILES

Transitando una sociedad de escraches y conductas alteradas

La semana empezó complicada en la Provincia. Y hay un eco en los medios que alarma, ¿más que el coronavirus que ya lleva 10 mil muertos?
miércoles, 9 de septiembre de 2020 · 11:07

El primer episodio fue cuando el empresario Lázaro Báez intentó volver a su mansión, luego de "supuestamente" amasar una fortuna a partir de las relaciones con obras públicas en Santa Cruz y luego en varios puntos del país.

 

Desde la pantalla, a algunos puede parecerles otro preso político. Tiene causas elevadas a juicio y está preso por juntar mucho dinero por la política.  A esto una ex ministra del gobierno anterior se aprovechó del tema para afirmar que si lo liberan se cristaliza la impunidad.

 

A Lázaro lo tienen hace cuatro años detenido, pero no se pudo establecer si es culpable o inocente. Estaba en la prisión de Ezeiza con prisión preventiva. Nadie del Poder Judicial salió a definir esta situación de una privación de la libertad sin condena.

 

Y lo que se vio en los canales de televisión fue una rapiña de gente joven y adulta para no dejar de pasar a una persona a cumplir con su prisión domiciliaria. Se tratan de personas que se quejan de las instituciones que no funcionan y que parece que también desconocen que en ese mismo predio hay gente también vinculada los delitos de guante blanco. Se tiraron frente al camión celular como en una manifestación por la paz.

 

Todo ocurrió justamente en el horario central de los canales de noticias.  Y el único ingreso al country parece que era ese dónde ocurrió el escándalo, que incluyó golpes y roturas de la camioneta del Servicio Penitenciario Federal.

 

Momento en el que Lázaro intento ingresar al country, algo que fue impedido por los propietarios del lugar.

 

El otro episodio fue el de la Policía Bonaerense que no lograba apresar al sospechoso de una menor de 14 años estrangulada por un femicida  en el Gran Buenos Aires y que reprimía a los familiares y amigos de la víctima. Pero salió a las calles con los móviles, uniformados y armados a reclamar por un aumento salarial, el que es negado a otros sectores. Una policía que no se acercó al country de Lázaro en Pilar donde su pareja lo esperaba para cenar, pero se movilizó en algunos puntos con sus sirenas y cánticos para llevar una rebelión.

 

Siguen estallando cosas en la provincia de Buenos Aires y el gobernador Axel Kiciloff se encuentra con una sucesión de conflictos.

 

Todo esto viene después de los dichos de Duhalde por otro golpe militar, de un Brasil cada vez más militarizado con sus funcionarios, de una Bolivia apoyada por un golpe que originaron policías, de dos ex presidentes proscriptos en Ecuador y Bolivia. Y de un Congreso de la Nación alterado con sus diputados por cómo llevarán las sesiones frente a la Reforma Judicial.

 

Lo que sale de esto parece que es caótico, junto a la pandemia, Báez, las tomas de tierras, Vicentin, la crisis económica.

 

Más crispación, más escándalos.

 

Comentarios