DESAPARICION FORZADA

Era Facundo Astudillo Castro, ¿y el ministro Sergio Berni qué hizo?

viernes, 4 de septiembre de 2020 · 10:18

El mes pasado cuando rescataron parte de un esqueleto humano en el cangrejal Villarino Viejo y que resultó ser del joven Facundo Astudillo Castro, era un momento para que el Ministro de Seguridad Bonaerense Sergio Berni deje el cargo.  Desde siempre tuvo una responsabilidad -que era dar con su paradero- pero desde que lo buscaban sus uniformados, él hacía otra cosa.

 

Entre la serie de cosas que llevó adelante el funcionario provincial, fue la de protagonizar spots de campaña de cara a alguna elección, polemizar de forma indirecta con la madre de Facundo y sus abogados, estar en un montón de programas de televisión, reestructurar un equipo de Prensa, seguramente con miras a los comicios del año que viene.

 

Mientras tanto no escuchó a la familia de la víctima, ni se conoce que haya hecho esfuerzos para encontrar a Facundo y con la policía que conduce; una fuerza que todavía no se sabe si tienen que ver con el destino del muchacho, detenido el 30 de abril al sur de Bahía Blanca en un control vehicular. Sin embargo, los elementos que hay alrededor del caso no hacen otra cosa que mantener sospechas de la Bonaerense en el caso, pero Berni nunca las tomó seriamente. Mensajes borrados de los teléfonos celulares de los agentes, objetos atribuidos a Facundo en una dependencia policial, perros que olieron a Facundo en un patrullero y una camioneta. Pero nunca los tuvo en cuenta.

 

En una ocasión, el ministro de Seguridad aseguró que el muchacho “está vivo y lo vamos a encontrar”.

 

Después se lanzó contra la progenitora del joven y los abogados defensores, al tiempo que defendió a su tropa. Nada de contener a la familia, algo distinto fue el gesto que hicieron el presidente Alberto Fernández y el gobernador Axel Kiciloff en recibir a la mamá.

 

Cuando la autopsia confirmó que era Facundo desde la cartera ministerial de Berni se difundió un spot del ministro contra la toma de tierras y en el cual grita con su formación militar: “El derecho a la propiedad privada es innegociable en la Provincia”. Pero sobre la vida que le quitaron a Facundo no dijo nada hasta ahora y nadie sabe qué pasó. Luego el funcionario siguió de gira por los canales de televisión mientras su madre empieza a procesar el duelo.

 

Y una vez más criticó a la madre, aunque aclaró que comprende el dolor, al mismo tiempo que insulta a su entorno y organismos de derechos humanos.

 

En otro momento acusó a un funcionario nacional de fomentar la toma de tierras, aquellas que se vienen multiplicando desde hace años, con gente que sobrevive en casillas donde se hacinan, de gente que termina desempleada, que se cae del sistema y se ve empujada a tomar una tierra o terminar debajo de un puente, con todas las falencias que tiene esos lugares. En el medio dicen que hay gente que saca tajada de esto, es probable. Pero este tema es solo visto como un delito para Berni, quien profesa el peronismo, sobre el cual su gestor Perón decía que donde hay una necesidad hay un derecho. Son necesidades de viviendas.

 

A todo esto, el gobernador sigue sosteniendo al médico militar de Berni en su equipo, del mismo modo que Cristina Fernández, quien tendría ascendencia sobre el ministro. Para algunos parece que se trata de sostener los votos de la derecha, los que se podrían disparar al PRO.

 

El año pasado Berni no participó de las elecciones con Kiciloff, y aunque había figuras con impronta militar como Gómez Centurión se terminaron bajando y recomendaron que voten a Macri. Berni asumido arengó desde el minuto 0 a la Bonaerense, donde la mayoría es gente honesta pero que se siguen involucrando en hechos delictivos.

 

El ministro es el mismo que siendo secretario de Seguridad de la Nación avaló una puesta en escena de un gendarme que fingió ser atropellado por un auto durante una protesta en la Panamericana. También fogonea la justicia por mano propia, alienta a alguno que bajó a un delincuente de un tiro. Se trata de un representante del Estado, el que debe estar adelante y no dejar que nos armemos.

 

Ya se tiene que responder por lo que pasó con Facundo.

 

Que el gobernador termine de limpiar la policía, por la que pasaron otros y desplegaron mano dura, purgas o imitaron el discurso de delito cero, sin ocuparse realmente de la cuestión económica de los habitantes y de las personas que llegan a delinquir. Es un camino arduo y largo.

 

Comentarios